Consejos para el Cuidado de enfermo de Alzheimer

 In Consejos

Vestir y arreglar

Para la persona con la enfermedad de Alzheimer el simple hecho de escoger y ponerse la ropa puede ser frustrante conforme avanza la enfermedad. Por lo tanto los cuidadores deben facilitar esa tarea para conseguir durante el máximo tiempo posible que sea la persona quien lo haga.

Para ello es importante utilizar ropas fáciles de lavar y ponerse (con botones grandes o velcro y con el cierre delantero. Para vestirse es preciso colocar la ropa en el orden en que debe ponérsela, primero la ropa interior y después el resto. Conviene quedarse en la habitación y controlar cómo se la pone. Si olvida cómo se pone alguna prenda, hay que mostrarle cómo hacerlo.

  • Colocar en el armario sólo la ropa de temporada, identificando con dibujos donde se encuentra cada prenda (calcetines, ropa interior o camisas).
  • Elegir con la persona la ropa que va a ponerse al día siguiente, dejándola colocada en el orden en que deberá ponérsela.
  • Hacer que la persona guarde sus cosas siempre en el mismo sitio. Así es más difícil que se le olvide y se evita que crea que se las han robado. Además, conviene tener una copia de los objetos personales más usados y necesarios por si acaso los pierde.
  • Cambiar los botones y cremalleras por tiras de velcro y utilizar prendas de una sola pieza elásticas y no ajustadas.
  • Es conveniente sustituir los zapatos de cordones por otros con cierre adhesivo, de suela antideslizante, sin tacones y de horma ancha.
  • No anticiparse ni meter prisa. Dejar tiempo para que el paciente se vista él mismo y, si no es capaz, primero intentar darle órdenes sencillas sobre lo que debe hacer y recurrir a la imitación.
  • No pensar que ya no puede hacer nada. Quizá la persona sea capaz de estirar el brazo para meter la manga, pero sólo necesita su indicación.
  • Si la persona no se sostiene en pie o sentado, ponerle primero la ropa de la parte inferior mientras está en la cama; después, al incorporarle para sentarle en la silla, subirle las prendas. Así ya sólo quedará la ropa de la parte superior.
  • Si es posible, terminar de arreglarle ante el espejo, lo que le ayudará a que sea capaz de reconocerse durante más tiempo.

Bañar y lavar

A medida que las deficiencias de memoria progresan, las personas suelen desarrollar dificultades con las tareas de la vida diaria, una de ellas el baño. En las etapas más avanzadas de la enfermedad de Alzheimer, las personas se resisten a cualquier tipo de asistencia que involucre el contacto físico. En ocasiones en la higiene personal la persona puede ser agresiva, el cuidador debe entender que esta reacción no es deliberada.

  • No introducir estufas eléctricas en el cuarto de baño.
  • Guardar el secador y la maquinilla de afeitar y hacer que los use solamente cuando el cuidador esté delante.
  • Usar alfombras antideslizantes en el interior de la bañera.
  • Si no se dispone de plato de ducha, colocar asideros para ayudarle a que se meta en la bañera. No dejar que la persona entre y salga solo de la bañera.
  • Procurar que los grifos de agua caliente y fría estén bien identificados, ya que por lo general las personas con Alzheimer tienen disminuida la sensibilidad y son muy frioleros por lo que aumenta el riesgo de producirse quemaduras.
  • En el mercado existen los llamados asientos geriátricos para el interior de la bañera, que permiten sentarse si el paciente se cansa o para lavarse los pies. Si no se tiene posibilidad, puede servir un taburete de plástico no muy alto y que mantenga la estabilidad dentro de la bañera.
  • Si la persona ya no es capaz de entrar en la bañera, se le puede asear de pie apoyado en el lavabo o en la cama según su grado de deterioro general. Para ello, conviene preguntar a un especialista cómo se realiza esta técnica.
  • Además de respetar al máximo la intimidad de la persona, hay que tener en cuenta sus hábitos higiénicos, es decir, cuándo se afeitaban, cuántas veces a la semana se aseaban, si lo hacían por la mañana o por la noche.
  • Resulta beneficioso hacer del baño un momento relajante y lúdico, por lo que se puede poner música suave, de su época y dejarle que juegue en el agua.
  • No discutir con el paciente la necesidad de bañarse si no quiere hacerlo. Es mejor espera un rato y volver a intentarlo en otra ocasión. Para animarle, conviene reforzar su imagen: decirle lo guapo o lo limpio que va entre piropos.
  • Aprovechar el momento del baño para observar el estado de la piel en busca de heridas, enrojecimientos y hematomas.
  • Ayudarle a secarse bien, sobre todo los pliegues cutáneos, como las ingles, las axilas, los pliegues entre los dedos y debajo del pecho.
  • Invitarle a colocarse delante de un espejo para que termine de arreglarse.

Consejos para la alimentación de la persona con Alzheimer

Las personas con Alzheimer no precisan un régimen especial de comidas, a no ser por las otras patologías acompañantes (hipertensión, diabetes,…). Es importante que la dieta sea variada y se le informe de qué comida va a servirse para reducir la desorientación del paciente.

La familia debe ser tolerante ante los malos modos a la hora de comer conforme avanza la enfermedad. Otros consejos muy útiles son evitar que se distraiga, escoger alimentos que pueda comer fácilmente y promocionar que beba abundantes líquidos. La persona con la enfermedad de Alzheimer puede olvidar si ha comido.

  • Procurar que las comidas sean siempre a la misma hora y que la persona ocupe el mismo lugar en la mesa.
  • Si pide algún alimento entre horas, lo más conveniente es fruta, zumo o incluso distraerle con alguna actividad. Si esto sucede de continuo, distribuir su alimentación en más comidas de menor cantidad cada una.
  • Pedirle que colabore a la hora de poner y recoger la mesa.
  • Poner la mesa de manera sencilla y con vajilla irrompible y adecuada. Por ejemplo, los platos han de ser grandes y de un solo color para que pueda distinguir las raciones.
  • Evitar las distracciones, como por ejemplo la televisión.
  • La dieta debe ser variada. También es muy importante que beba líquidos.
  • Si se ensucia, no hay que regañar. Para evitar que se manche, ponerle una bata o babero largo. Si no sabe utilizar los cubiertos, dejar que coma con las manos.
  • Somprobar siempre la temperatura de los alimentos. Si la persona se levanta continuamente de la mesa, se le puede colocar entre la mesa y la pared.
  • Si no abre la boca, resulta útil tocarle en la barbilla o en los labios con la cuchara, pudiendo también recurrir a la imitación.
  • Si el paciente presenta riesgo de atragantamiento, se ha de tener en cuenta que, en general, le costará menos tomar alimentos semisólidos que los líquidos.

Consejos para el uso del WC

A medida que la enfermedad de Alzheimer va avanzando, aparece la pérdida de control de los esfínteres que ocasiona la incontinencia, o sea la habilidad para controlar las funciones tanto de la vejiga como de los intestinos.

Para no adelantar ese acontecimiento se puede establecer un programa horario para ir al WC, así como aprovechar momentos como cuando uno se levanta después de las comidas, antes de acostarse.

  • Identificar el baño con un cartel el que se lea y se vea un dibujo de un retrete.
  • Procurar que el baño se encuentre cerca de la habitación donde pasa la mayor parte del día.
  • Hacer que la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer vaya al servicio aproximadamente a las mismas horas todos los días, aunque no tenga ganas de hacer nada y mantenerle allí sentado un rato.
  • Restringir la ingesta de líquidos dos horas antes de acostarle, para que no se orine por la noche.
  • Observar comportamientos que indiquen que desea ir al WC.
  • Colocar asideros en la pared específicos para el WC.

Consejos para dormir

onseguir que la persona con Alzheimer tenga su adecuado ritmo de sueño-vigilia es fundamental para su descanso y para el de toda la familia.

No dormir adecuadamente supone mal humor, agresividad, desorientación nocturna y agotamiento del cuidador y del resto de la familia al pasar las noches en vela. Por ello, es fundamental evitar los adormecimientos por el día con ejercicios diarios como es la deambulación tanto por la mañana como por la noche. Evitar las siestas muy prolongadas o acostarle excesivamente pronto. El sueño de las personas mayores es un sueño ligero con frecuentes despertares, y globalmente, con seis u ocho horas suele ser diferente.

  • Procurar mantenerle activo y despierto durante el día., permitiéndole una media hora de siesta o reposo después de comer (a poder ser sin encamarse).
  • Asegurarse de que la temperatura de la habitación es la adecuada.
  • Procurar un ambiente tranquilo, sin ruidos, con luz tenue.
  • Retirar los objetos que puedan asustarle.
  • Es conveniente que tenga un despertador grande y luminoso de noche a la vista.
  • No dejar ropa a mano, porque puede desorientarse, pensar que es hora de levantarse y vestirse.
  • Establecer una rutina de actividades antes de acostarse, para que identifique lo que debe hacer. Por ejemplo, el vaso de leche, ir al WC, lavarse, ponerse el pijama y acostarse. También puede ayudarle poner siempre una misma música suave mientras se realizan estas actividades, de manera que asocie la música con dormir.
  • Procurar acostarle y levantarle siempre a la misma hora.
  • Si se levanta por la noche, llevarle hasta la ventana, subir la persiana, que él mismo vea que es de noche, y ayudarle a volver a acostarse.
  • Si, a pesar de los cuidados, no se consigue que duerma, consultar al médico; existen medicamentos muy eficaces para dormir.

Consejos para mantener la movilidad de la persona con Alzheimer

Está demostrado que hacer ejercicio de forma regular mejora el flujo sanguíneo cerebral y por ende hay una mayor cantidad de oxígeno. La actividad física mejora la función sináptica, es decir, la actividad entre las neuronas, lo cual hace que disminuya la pérdida neuronal. También mejora los diferentes tipos de procesos cerebrales relacionados con la memoria.

  • La actividad más sencilla es salir a pasear. Resulta gratificante ir por los lugares que le gustaban tranquilamente y haciendo pequeñas paradas para descansar.
  • Poner música dinámica y animarle a bailar moviendo todo el cuerpo.
  • Realizar ejercicios sencillos como aplaudir, agitar un pañuelo o decir adiós con la mano resulta muy útil.
  • Procurar a la persona la ayuda necesaria para poder desplazarse con la mayor autonomía posible. Antes de realizar los traslados en sillas de ruedas, probar a utilizar un bastón, ayuda humana o un andador.

Consejos para evitar el riesgo de pérdida de la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer

La desorientación y la posibilidad de perderse pueden ser un problema para el cuidador y para la persona con Alzheimer. Es importante saber qué hacer para evitar  que esto ocurra.

  • No dejar que salga solo de casa e, incluso, estando con él, asegurarse de que la puerta de la calle está cerrada y echado el pestillo.
  • Colocar un colgante musical encima de la puerta, de tal forma que si la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer consigue abrirla, se pueda dar cuenta.
  • Es útil el uso de pulseras o collares donde se indique la enfermedad que padece y el número de teléfono o dirección donde deben llevarle si alguien lo encuentra.
  • Avisar a los amigos, comerciantes y vecinos del barrio de la enfermedad que padece para que avisen si lo ven solo.

Consejos para evitar el riesgo de caida

Las caídas son la causa principal de lesiones en personas mayores. Crear un ambiente seguro puede prevenir muchas situaciones peligrosas y estresantes.

  • Revisar el estado de sus pies.
  • Revisar también el estado de la vista.
  • Conviene tener pasamanos en los pasillos.
  • Procurar que la persona no se duerma en las sillas para evitar caídas, acompáñelo a la cama.
  • Procurar ordenar la casa, dejando espacios amplios y sin obstáculos en las zonas habituales de paso.
  • Asegurarse de que en la vivienda hay una iluminación adecuada.
  • Colocar bandas antideslizantes en las escaleras, de un color que destaque, de tal forma que la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer pueda identificar los cambios de altura.
  • Eliminar las alfombras o fijarlas al suelo.

Consejos sobre la seguridad en el hogar de la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer

El domicilio propio es el entorno idóneo para las personas con Alzheimer. El espacio conocido durante sus años y su propia historia vivida en ese lugar le ayuda a estar más orientado y cómodo. Pero puede llegar un momento en que no sean capaces de mantener su seguridad y la de los demás.

Algunos trastornos como la confusión, la agresividad, la deambulación errática y la dificultad de movimiento hacen que sea necesario realizar algunas modificaciones en la casa para que siga siendo un lugar seguro y confortable.

  • Colocar el botiquín y productos de limpieza lejos del alcance de la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer.
  • Los cables de los sistemas eléctricos deben estar correctamente colocados en trayectos altos y tapados. Colocar también protectores en los enchufes.
  • Guardar bajo llave los objetos punzantes, cortantes y peligrosos en general.
  • Sustituir la cocina de gas por una eléctrica. Si supone un gasto que no se puede permitir, tener el gas cortado cuando no vaya a utilizarla.
  • Cubrir los radiadores con muebles protectores, asegurándose de que están bien sujetos a la pared.
  • La persona afectada por la enfermedad de Alzheimer puede olvidarse un grifo abierto; por tanto, procurar tener cerradas las llaves de paso del agua cuando no haya nadie más en casa.
  • Si se van a realizar cambios en el hogar, procurar no llevarlos a cabo de forma brusca para no desorientar a la persona que padece la enfermedad de Alzheimer.
  • Eliminar las alfombras, evitar el exceso de muebles y adornos.
  • Cambiar las sillas inseguras por otras estables con reposabrazos, respaldo, con una altura adecuada y que las patas no sobresalgan del ancho del asiento.
  • En las puertas y ventanas será necesario sobre todo en estadios moderados o con trastornos de conducta quitar los cerrojos interiores para evitar que se puedan encerrar.

La comunicación

La persona con la enfermedad de Alzheimer experimenta cambios en su forma de expresarse y en la forma en la que entiende a los demás, lo que dificulta el proceso normal de la comunicación. Esta progresiva incapacidad coloca a las personas de su entorno en la necesidad de aprender nuevas formas, más apropiadas, de comunicarse con él.

Involución del lenguaje según estadios de la enfermedad:

FASE LEVE. GDS/3-4:

Los trastornos del lenguaje son sutiles. Dificultad para encontrar las palabras adecuadas (anomia), con interrupciones frecuentes o leve tartamudeo. Empleo de palabras “esto”, “eso” para referirse a objetos. Tendencia a divagar. Ideas fijas repetitivas. Lentitud paulatina para la comprensión. AFASIA ANOMICA

FASE MODERADA. GDS/4-5:

Marcada pobreza en el lenguaje espontáneo. Errores frecuentes de expresión ocasionan un lenguaje incomprensible y estereotipado. La comprensión se afecta, apareciendo en ocasiones la “ecolalia”, o repetición automática de lo que dice el interlocutor. AFASIA SENSORIAL TRANSCORTICAL

FASE AVANZADA. GDS/6-7:

Reducción de todas las capacidades lingüísticas, tanto en la comprensión como en la expresión. AFASIA GLOBAL. Sin embargo, también existen casos atípicos en los que la alteración se centra en el lenguaje, mientras que la memoria y el resto de capacidades están, en comparación, relativamente preservadas.

 

Recent Posts

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies